Suite de cine en arte mayor

Comentario

Según la denominación histórica, la pintura es un arte mayor. Desconozco cuán atinado pueda ser en los actuales tiempos establecer categorías como esta. No obstante, si algo no me genera dudas es que el mundo, también históricamente, se ha estremecido por papeles, lienzos, muros y maderas que portan y aportan composiciones de formas, colores y texturas.

Pero las pinturas no nacen por sí mismas. Alguien les “da a luz”. Alguien las pinta. Y si se analiza cuidadosamente, se comprobará que muchos pintores también han estremecido mundos: artísticos, políticos, económicos, personales… Por eso otro arte, esta vez el denominado “séptimo”, ha encontrado musas en ellos. Resultados de tales inspiraciones conforman el ciclo cinematográfico Grandes genios de la pintura, que ocupará la pantalla de La Rampa del 18 al 24 de este mes.

Van Gogh, Renoir, Los fantasmas de Goya, El Greco, Lautrec y Mr. Turner son los filmes del programa, cuyos títulos ya indican qué genios motivaron a los directores de tales obras. De las dolencias, el amor por su hermano y los encuentros con una prostituta del autor de La noche estrellada habla el francés Maurice Pialat en su largometraje, uno que se centra en los últimos meses de vida de ese grande del postimpresionismo. Película de 1991, reconocida por dejar a un lado el melodrama y evitar asuntos “sensacionalistas”, como el intento de Van Gogh por cortar su oreja.

Otro francés, Gilles Bourdos, acudió a un compatriota, Pierre-Auguste Renoir, para concebir el drama biográfico que lleva su apellido. Los últimos años del pintor son también el periodo temporal que escogió Bourdos para la historia, época en la cual la última musa del impresionista se convierte en algo más que fuente de inspiración. Catherine Hessling es el nombre de esta dama, quien también se relacionará personal y profesionalmente con Jean Renoir, hijo del artista y célebre director de cine.

El declinar de la Inquisición española es el escenario elegido por el cineasta Miloš Forman para enmarcar Los fantasmas de Goya. Aunque el nombre del artífice de las majas engalana el título, en realidad la trama gira en torno a otra mujer-musa y un monje inquisidor, en medio de convulsiones políticas y cambios históricos. Natalie Portman y Javier Bardem son los encargados de darles cuerpos a estos personajes, respectivamente.

Varias atribuciones, según críticos e historiadores, se tomó el director griego Yannis Smaragdis al crear el biopic de Doménikos Theotokópoulos, conocido como El Greco. En este caso, el filme va desde sus comienzos como pintor hasta su éxito en Toledo, España, aunque realiza saltos temporales que omiten importantes acontecimientos del quehacer del genial artista.

Por su parte, el Lautrec (1998) de Roger Planchon se considera una acertada biografía cinematográfica de tal pintor. El largo recrea la vida de Henri de Toulouse-Lautrec y su intenso idilio con Suzanne Valadon, mujer que posó para grandes del pincel (entre ellos, Renoir) y que crearía sus propios cuadros.

A Joseph Mallord William Turner dedica su largo el director Mike Leigh. Mr. Turner narra los acontecimientos que experimentó el artista luego de la muerte de su padre, desaparición que calaría hondo en la vida del famoso británico. Bien acogido por la crítica, el filme regala una atractiva fotografía en sus ansias por emular los trazos del nombrado “pintor de la luz”.