¿He cambiado yo o ha cambiado la película?

Noticia

Cuatro. Ese es el número de veces que he visto Memorias del subdesarrollo y siempre termino llorando. ¿Será, acaso, que me siento un poco Sergio, aunque Sergio no llore? Este 8 de diciembre la veré por quinta vez. Pecado capital sería perderme su copia restaurada en la gran pantalla. Aquellos que la han visto aseguran que la redescubres de una manera asombrosa, y ya bastantes experiencias predecibles tenemos como para perdernos una que no lo es.

La obra maestra de Tomás Gutiérrez Alea se proyectará el jueves a las 10:00 a.m. en el cine Chaplin. La entrada es abierta al público. Pero, ¿de dónde salió esta copia? Según cuenta el director de la Cinemateca de Cuba, Luciano Castillo, en crónica publicada en el No.200 de la revista Cine Cubano, mientras preparaban este año el homenaje por el vigésimo aniversario del fallecimiento de Titón y el festejo por el medio siglo del estreno de La muerte de un burócrata (1966), la Cinemateca recibió la propuesta.

La Cineteca de Bologna, Italia, por iniciativa de The Film Foundation´s World Cinema Project, encabezada por Martin Scorsese, propuso restaurar Memorias… con el propósito de que integrara la Selección Oficial de la sección Cannes Classics de tan renombrado festival. The George Lucas Family Foundation y Camelia Films, de Francia, también se sumaron al proyecto.

Luego de un trabajo en tiempo récord en el laboratorio boloñés, el 20 de mayo de 2016 la Salle du Soixantieme del Festival de Cannes presentó la nueva copia de Memorias del subdesarrollo, la primera película cubana restaurada según los parámetros contemporáneos. La proyección estuvo antecedida por una breve introducción filmada en la que Scorsese señala la importancia del filme y las razones por las que decidieron realizar el proyecto de restauración. Ante la perfección de la copia, Luciano Castillo afirma en su crónica: “Quienes la hemos apreciado una y otra vez y otra vez… experimentamos la sensación de que nunca la habíamos visto”.

De los innumerables comentarios sobre la llamada mejor película del cine cubano, según mi criterio, uno de los que con más justicia la califica es aquel que hizo otro grande de nuestro séptimo arte, Fernando Pérez, en la revista Pensamiento Crítico en 1970: “Un filme dispuesto a exigir del espectador una participación activa”. Respondamos, entonces, una vez más a la intención del autor este jueves 8 frente a la gran pantalla. Si no la ha visto, es su gran oportunidad; y si ya la vio, redescubra la película. No todos los días se tiene la suerte de ver y escuchar a Sergio con tanta nitidez.  

(7/ 12/ 2016)