“Reconocemos y nos declaramos herederos de la obra del Festival de Cine Pobre de Humberto Solás”, afirma Perugorría

Noticia

“Reconocemos y nos declaramos herederos de la obra del Festival de Cine Pobre de Humberto Solás. O sea, prácticamente el Festival Internacional de Cine de Gibara es una continuidad de la obra de Humberto. Nosotros, como él, creemos en la fuerza y el poder transformador del arte, y lo que ha significado este festival de cine para los gibareños”. Con esta aseveración, Jorge Perugorría, presidente del Festival Internacional de Cine de Gibara, marcó la postura de los organizadores de la primera edición de este evento a desarrollarse del 16 al 22 de abril próximos.

Durante la conferencia de prensa desarrollada en la Casa del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano estuvieron presentes, además, el director del festival, Rafael Rosales; el director artístico, René de la Cruz (hijo); el director provincial de cultura de Holguín, Faustino Fonseca; el director municipal de cultura de Gibara, José Manuel Palma; y la presidenta de su Asamblea Municipal, Mercedes Beatriz Fernández.

Como invitados especiales se encontraban el agregado cultural de la Embajada de España en Cuba, país al que se dedica esta edición; el actor Mario Limonta, uno de los homenajeados especiales del Festival; el director Juan Carlos Tabío, de quien algunas obras como El cuerno de la abundancia y Molinos de viento tendrán proyecciones especiales en Gibara; Reynaldo González, Premio Nacional de Literatura que tendrá a su cargo la conducción de todos los conversatorios planificados y el vicepresidente del ICAIC, Ramón Samada.

Como símbolo del legado humanista, cultural y fílmico de Solás, “hemos instaurado los premios Lucía para todas las categorías en concurso, en homenaje a ese gran clásico del cine cubano”, apuntó el presidente.

“También vamos a entregar el Lucía de Honor. Quiero resaltar que este año será para las actrices Adela Legrá y Eslinda Núñez, y para la familia Solás, a Sergio y Aldo Benvenuto, quienes van a recibirlo en reconocimiento a la obra de Humberto, y a la obra y el esfuerzo de ellos por la creación de este festival. Cambiamos de nombre con la idea de ampliar el espectro de las películas que participan, pero cuando digo que es heredero del Cine Pobre, me refiero conceptual y prácticamente en casi todos los aspectos. O sea, el Festival va a mantener un espíritu interactivo como lo soñó y lo creó Humberto. Aunque el cine sea el que convoque, el festival también tendrá una gran presencia de grupos de teatro, danza, musicales, se inaugurarán exposiciones de fotografía, pintura. Este espíritu de sus inicios continúa. También creamos el premio Humberto Solás al cine en construcción, que se otorgará bajo el Manifiesto del Cine Pobre, para seguir apoyando a un cine comprometido, de bajo presupuesto, pero de alto nivel artístico. Consiste en diez mil dólares y la posproducción de la película en México”.

Colofón ideal para estos anuncios fue la presentación de la estatuilla del Lucía 2017, concebida en esta ocasión por el artista Rafael Pérez Alonso, a quien seguirán otros creadores en ediciones venideras, acorde iniciativa del comité organizador que busca dotar de identidades particulares los galardones de cada año. “Es una pieza hecha en bronce montada sobre un lente, inspirada básicamente en el cine y en lo que representa la película Lucía, o lo que para mí representa”, comentó Pérez Alonso. “Pensando también en Humberto, a quien conocí personalmente y pasé varios años en Gibara, también junto a Sergio. Pensando en el espíritu de una mujer que se libera, en el espíritu de lo que significó para él hacer esa película. Ha sido un honor. Sé que van a estar otros artistas participando en el proyecto más adelante, pero creo que el festival de cine y el espíritu que entraña lo merece, y que todos estamos haciendo un esfuerzo porque salga adelante y continúe como la obra que Humberto soñó”.

En medio de las celebraciones por los 200 años de fundada la conocida como Villa Blanca -específicamente conmemorado el pasado 16 de enero-, el Festival inicia una jornada cardinal para el presente y el futuro de la ciudad, que terminará el 6 de mayo venidero con el lanzamiento mundial de esta como destino turístico, durante la feria turística que ocurrirá en esas fechas. “Si algo tenía Humberto claro es que él hacía este Festival para los gibareños”, afirmó Perugorría. “Y las grandes estrellas del Festival siempre seguirán siendo los gibareños, aunque tengamos grandes personalidades del mundo del cine, de la música, de las artes todas”. Pues a tenor del protagonismo español en el certamen, asistirán “actores emblemáticos de esa cinematografía, como Victoria Abril, que va a presentar su última película en España: Nacida para ganar, e Imanol Arias también con su último trabajo: Despido procedente. Son dos figuras muy conocidas en nuestro país, muy queridas y admiradas. Quiero agradecer a Guillermo (Corrales) por la colaboración que nos ha prestado para garantizar todas esas películas en el Festival. Quiero agradecer personalmente, en nombre de todo el equipo de trabajo, al Ministerio de Cultura y al ICAIC, porque han hecho un esfuerzo fundamental para lograr que el festival vuelva a ser anual, como antes. Eso significa un esfuerzo grande en cuanto a patrocinios, presupuestos y ayudas”.