De Lucías y recuerdos

Noticia

El cine tiene la habilidad de acuñar imágenes en el imaginario personal y social que trascienden el tiempo. Las tres Lucías de Humberto me producen esa sensación de permanencia visual. Raquel, Eslinda y Adela han burlado los años y sus rostros hermosos siempre invitan a la contemplación.

El Festival Internacional de Cine de Gibara entrega este año por primera vez los premios Lucía. Sobre ellos, la película homónima, Solás y su obra versó el conversatorio realizado este domingo en el cine Jiba de la llamada Villa Blanca. Participantes e invitados se reunieron horas antes de la inauguración oficial del evento para rendir honores, una vez más, al venerable Solás.

Luego de la introducción del escritor Reynaldo González en la que rememoró pasajes de su vida al lado de Humberto, Adela Legrá y Eslinda Núñez reafirmaron su amor y agradecimiento hacia su eterno amigo. “Su obra de ficción la comenzó y terminó conmigo. ¿Qué más puedo decir de él? ¿Qué más orgullo que ese?”; comentó Adela. Mientras, Eslinda aseguró que les abrió a ambas las puertas del séptimo arte. “Sin dudas, Humberto revolucionó los métodos de actuación y dirección. Gracias a él tenemos muchas imágenes hermosísimas en el cine cubano”.

A la presencia de las dos Lucías y el recuerdo de Raquel se sumó la emoción del testimonio del actor español Imanol Arias, el pálido e inolvidable Leonardo de Cecilia, quien visita por primera vez Gibara. En España lo encontró Humberto, aunque una vez en Cuba el actor le comentó al director de la superproducción cubana que no se sentía preparado para tal trabajo. Ante la confesión, “Humberto sonrió y prendió un cigarro sin filtro –fumaba de la manera más bella que he conocido en mi vida- y me dijo que no dejaría el filme, que a partir de entonces mi vida iba a cambiar radicalmente, haría su película y continuaría haciendo cine hasta que muriera”, rememoró Arias.

También Sergio y Aldo Benvenuto Solás, cofundadores junto a su tío del proyecto del Cine Pobre Humberto Solás 2001-2011, aseguraron la importancia del legado del cineasta y la continuidad del evento. “Estamos acá porque sentimos que ahora comienza un periodo significativo. Es un instante especial que evidencia la evolución de los proyectos y los pueblos. Estoy seguro de que Jorge Perugorría le devolverá al Festival la grandeza de sus años fundacionales”, señaló Sergio.

Por otra parte, acompañó el conversatorio una exposición fotográfica en homenaje al filme Lucía, cuyas imágenes, pertenecientes a la Cinemateca de Cuba, fueron tomadas durante el rodaje de la película por el stillman José Luis Rodríguez Venegas “Tom Mix”. La curaduría de la exposición estuvo a cargo de Alicia García García.