Los dos Príncipes, Premio especial del jurado en el festival de La Habana

Entrevista

¿Qué pasa cuando la pérdida del hijo de un rey se compara con la pérdida del hijo de un pastor? ¿Qué pasa cuando diferentes clases sociales comparten los mismos sentimientos en diferentes contextos y ambientes?

Son interrogantes que bien merecen la pena cuestionarse en un contexto en el que muchos somos víctimas —incluso al final—, donde todos somos iguales.

El poema homónimo Los dos Príncipes, de José Martí, es una pieza emblemática que lleva intrínseca una carga de valores, emociones, sentimientos, sensación de pérdida… Está basado en el poema El príncipe está muerto (The Prince is dead) de la poetisa norteamericana Helen Hunt Jackson, quien vivió la lamentable pérdida de su marido y sus dos hijos, cayendo en profunda melancolía.

Un equipo de jóvenes realizadores de los Estudios de Animación del ICAIC quiso seguir la línea de producción que incluye varios títulos inspirados en la obra de Martí, es por ello que escogieron Los dos Príncipes. Sus directores Yemelí Cruz y Adanoe Lima dieron a conocer alguna de sus experiencias en la concepción de este cortometraje de 15 minutos. La primera puesta en escena ocurrió el 12 de diciembre a las 10:00 a.m., en la Sala 3 del Multicine Infanta como parte del 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Su premier oficial tendrá lugar en el propio cine, el próximo día 23 de diciembre a las 10:00 a.m. (Sala 1).

¿Cómo surge la idea de hacer un cortometraje animado basado en este poema de José Martí y no en otro?

“Tuvimos el privilegio de escoger Los Dos Príncipes, por ser el texto que más nos gusta de la Edad de Oro. Lo que más nos atrae de este poema es cómo Martí nos expone de una manera tan bella, un tema tan triste y desgarrador como la pérdida de un hijo, invitándonos además a la reflexión, porque cuando se compara la pérdida del hijo de un rey con la pérdida del hijo de un pastor, las evidentes diferencias impactan tanto como las dolorosas similitudes”.

“Siempre tuvimos claro que utilizaríamos la técnica del Stop Motion para la animación del corto. Primero pensamos en hacer Cut-out [1], pero por cuestiones productivas tuvimos que realizar un trabajo de búsquedas artístico-conceptuales que nos inclinó hacia una estética más teatral que demandaba la utilización de marionetas, y por tanto, de la animación Cut-out inicial. Nos dejamos llevar intuitivamente hacia la animación de marionetas, que además de permitirnos más velocidad en los procesos, nos marcó una estética mucho más coherente con la historia que estamos contando”.

“Además de la animación en Stop Motion que caracteriza fundamentalmente a los cuatro personajes protagónicos, hay también animaciones en 2D y 3D, lo que supone una preparación previa totalmente diferente para cada especialidad. A grandes rasgos, podemos decir que —por ejemplo— la construcción de personajes para Stop Motion (marionetas en este caso) requiere de una armadura de metal que permita los movimientos de los muñecos, revestirlos de esponja y luego finalmente ponerles ropa. Para la construcción de las cabezas se utilizó papier maché, con un acabado de pintura… las manos son de madera”.

¿Qué tan complejo les fue la concepción de este corto?

“El cine de animación, comparado con el de ficción —desde nuestro punto de vista— tiene más procesos productivos, estos a su vez requieren de más especialistas. Los directores cumplen además otros roles en la producción como diseñar, construir maquetas, personajes y luego animarlos, es bastante agotador. Además de sumar un cronograma de producción bastante ajustado para un cortometraje con las características de las artes plásticas y las pretensiones de Los dos Príncipes”.

El asesoramiento del cineasta Fernando Pérez influyó en gran parte. Coméntenme.

“Abordar a Martí siempre conlleva un extra de responsabilidad. Somos admiradores del trabajo de Fernando y como ya él había hecho José Martí. El ojo del canario, pues estábamos deseosos de que aceptara asesorarnos”.

“Por suerte no se quedó en un deseo, y lo tuvimos en varias ocasiones al inicio de la preproducción, junto a Aramís Acosta, quien estuvo a cargo de esta etapa. En estas reuniones conversamos sobre el guion, la estética… nos hizo observaciones; pero sobre todo nos dio confianza y nos motivó para enfrentar el trabajo”.

Para la realización se estimó un periodo de diez meses que incluyó la preproducción, producción y posproducción. A buena hora llega este corto en la edición 39 de este festival.

“Es un privilegio que el animado haya sido seleccionado para concursar. Esto permitirá que la obra llegue a bastantes personas, aunque lamentablemente la animación no sea vista con la misma avidez que la ficción, pero Los dos Príncipes lleva desde sus inicios el propósito de convocar a la reflexión desde la sensibilidad, y qué mejor impulso para este propósito, que el umbral que nos brinda el 39 Festival”. 

El día de la premier también se inaugurará una exposición con piezas del proceso productivo de la obra. En esta se podrá apreciar 40 instantáneas, marionetas y algunas de las maquetas empleadas. La curaduría correrá a cargo de Mayrelis Aldama –incluso— los directores, quienes estuvieron a cargo de la dirección de fotografía.

Los dos Príncipes concursó en la categoría Animación en este Festival, donde obtuvo el Premio especial del jurado. Además, se ha presentado en otros festivales internacionales como el Festival Mostra, en Portugal, y el Festival de Toulusse, en Francia…

 

 

[1] técnica antigua de animación que consiste en dibujar un personaje, recortarlo por su silueta y luego dividir sus extremidades en partes, cosiéndolas para generar las articulaciones