Mujeres: de la basura al bienestar, nueva producción de Lizzette Vila

Noticia

La documentalista y fundadora del proyecto Palomas, Lizzette Vila, cuenta a Cubacine sobre su próxima realización, ya en proceso y con fecha de estreno: Mujeres: de la basura al bienestar.

“Ya está editándose y lo queremos estrenar en febrero por el Día Mundial de la Tolerancia Cero a la mutilación del clítoris. El documental trata sobre las mujeres que viven de la basura, las buzas. Luego, yo intento reflejar a La Habana como una mujer que sufre, que padece el acoso callejero, de la basura”.

Sobre los textos que acompañan y dan cuerpo a sus obras, Vila confiesa que prefiere que sean escritos por sus fieles amigas y feministas Sara Más –periodista– y Teresa de Jesús Fernández –filóloga–. A las tres las caracteriza el hecho de ser mujeres y tener un proyecto de vida que plantea la igualdad desde una mirada a las propias desigualdades. En palabras de Lizette: “Mujeres activistas, feministas y muy libres”.

También cuenta con la participación especial de otras dos mujeres, Juliet Cruz, quien narra la voz de La Habana; y la otra voz, Obelia Blanco. Juntas aportan un contraste bien logrado a la narración.

Hablando sobre el documental, Lizzette cuenta lo dura que ha sido la experiencia para el equipo de realización:

“Este proyecto nos ha permitido descubrir otra realidad, muy dura pero realidad al fin: mujeres a las que no les llegó la revolución nunca. Una de las testimoniantes tiene 87 años, desde niña salía con su papá, se ponía una ropita de varón y después, a recoger latas y cosas. Otra, graduada de la CUJAE, tiene 70 años, y recogía materia prima para sustentar a su familia. Esa mujer es un dolor. Ella carga no sé cuántos kilos en una carretilla por la calle y con cáncer –aunque no lo dice–. Aparece una hipoacúsica que hizo un jardín sin agua porque vivía en una casita llena de gomas, cuatro mil, perfectamente organizadas y ahí siembra flores”.

Con respecto a los escenarios, la directora habla del proceso de selección en cada caso, siempre en busca del que mejor ilustre las historias de los testimoniantes. “Con Mujeres, de la basura al bienestar y Las emprendedoras, prioricé los escenarios reales, los que hablan por sí mismos. En esos casos, yo me desplacé, no como en Estoy viva… y Soy papá…, que necesitaba el espacio neutro porque son las historias las que cuentan, no se necesita mucho más”.

Vila reconoce, además, la labor de su equipo de trabajo, en especial la de edición del primer montaje a cargo de Ingrid León y la de los fotógrafos, quienes “lograron captar muy fuertes pero buenas imágenes en cuanto a calidad estética”.