Breve intercambio con Mirtha, quien no envejece

Entrevista

Mirtha Ibarra se burla del tiempo. Aún continúa hermosa y con ganas de trabajar. Hace 50 años que esta actriz comenzó su vida profesional, que daría los primeros pasos sobre las tablas del teatro. Más tarde llegaría el cine y la televisión, dentro y fuera de la Isla. 

En breve conversación con Cubacine, la Nancy de Adorables mentiras (Gerardo Chijona, 1991) y Fresa y chocolate (Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío, 1993) recordó su recorrido como actriz y su experiencia al lado de Titón, como profesional y esposa.


Mirtha y Titón.

Asimismo, reveló que por ahora se mantiene en casa. Desde que Arturo Santana la llamara para Bailando con Margot el teléfono no ha sonado para propuestas de trabajo. Sin embargo, Mirtha ha llenado el tiempo con la escritura, de la que surgió la obra teatral Neurótica anónima, éxito en España.

“Juan Carlos Tabío quiere llevarla al cine, pero no hemos encontrado financiamiento”, señaló.

También ha estado inmersa en la escritura de sus memorias, pero la labor “está detenida por el momento”. Esperemos, entonces, verla pronto en la gran pantalla, donde pertenece.