COLUMNA
Antonio Mazón Robau
Alan Parker

Alan Parker: Cine para odiar o amar

Mié, 09/30/2020

El director británico Alan William Parker (Londres, 1944) comenzó su carrera en los años 70 rodando spots comerciales para la televisión británica, con más de 500 ejemplares. Con esa enorme experiencia comenzó a acercarse al cine. Escribió el guion del largometraje Melody (1971), estrenado en Cuba, y rodó varios documentales para la BBC, entre ellos The Evacuees (1974), hasta debutar como director de cine con Bugsy Malone (1976), homenaje musical a los filmes de gánsteres con un elenco infantil que recibió buenas críticas.

Pero su nombre empezó a cotizarse en el medio a partir de El expreso de medianoche (Midnight Express, 1978), con guion de Oliver Stone y música de Giorgio Moroder, ganadores del Oscar en su especialidad respectiva, un filme que tuvo además éxito comercial. También Parker recibió su primera candidatura al Oscar al mejor realizador. 

A partir de ahí, se inicia una imparable carrera donde hay aciertos y fracasos, con un marcado énfasis por el cine musical a partir de Fama (Fame, 1980), luego convertido en serie de televisión. Posteriormente, rodó la ópera-rock Pink Floyd. The Wall (1982), que devino filme de culto para fanáticos de Parker y de la banda Pink Floyd; el musical The Commitments (1991), sobre un grupo de jóvenes amantes del soul; y Evita (1996), con Madonna y Antonio Banderas, adaptación del musical homónimo de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice sobre la controvertida figura de Eva Perón. 

Pero la referida tendencia al cine musical no excluye en su filmografía la presencia de intensos y muy bien filmados dramas al estilo de El juego de corazones (Shootthe Moon, 1982), con Albert Finney y Diane Keaton, acerca de una ruptura matrimonial, o Birdy (1984), interpretada por Matthew Modine y Nicolas Cage, sobre los pacientes de un hospital psiquiátrico militar. 

Parker, realizador que dijo en alguna oportunidad que sus películas son para amar o para odiar, sin términos medios, filmó además la cinta de tema racial Fuego sobre Mississippi (Mississippi Burning, 1998), con Gene Hackman y Willem Dafoe, que recibió siete nominaciones al Oscar, entre ellas la segunda candidatura al mejor director que obtuvo Parker en su carrera, así como múltiples elogios críticos; Corazón de ángel (Angel Heart, 1988), con Mickey Rourke y Robert De Niro; Bienvenido al paraíso (Come See The Paradise, 1990), interpretado por Dennis Quaid; Amor a prueba de todo (The Road toWellville, 1994), con Anthony Hopkins y Bridget Fonda; y Las cenizas de Angela (Angela’s Ashes, 1999), importante filme protagonizado por Emily Watson y Robert Carlyle. 

El último filme de su carrera cinematográfica fue La vida de David Gale (The Life of David Gale, 2003), interpretado por Kevin Spacey, acerca de un condenado a la pena capital. 

Alan Parker falleció a fines de julio de este año. Contaba 76 años de edad.

(Tomado de Cartelera Cine y Video, no. 178)