Durante el rodaje del filme en la esquina de Prado y Neptuno. Fotos: Dosier de Prensa

Canción de amor a La Habana

Vie, 31/05/2019 - 15:31

El segundo encuentro para informar sobre el proceso creativo del filme Habana selfies, de Arturo Santana, transcurrió este viernes 31 de mayo, con una masiva participación de la prensa, en el capitalino hotel Meliá Cohiba.

Allí, parte del staff de esta producción del ICAIC intercambió con los presentes para responder, desde el quehacer de las distintas especialidades, a una interrogante: “¿en qué etapa se encuentra ahora mismo la película?”

“Tenemos poco más del 50 % listo. De hecho, esperamos realizar una presentación especial en noviembre próximo como nuestro homenaje al aniversario 500 de La Habana. También existe la posibilidad de concursar en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano”, reveló Santana.

Por su parte, el productor general, Carlos de la Huerta, comentó que todo el equipo se divirtió durante el rodaje, pese a las muchas noches de filmación.

Para el encargado de aportar la música a la película, Germán Velazco, esta constituye un elemento crucial a la hora de contar las seis historias que integran este retrato habanero. “Nos la jugamos, pero ahí está el resultado y quedamos satisfechos”, expresó Velazco.

En cuanto al proceso de montaje, el editor, Daniel Diez, confesó que el mayor reto fue encontrar el momento adecuado para volver al cuento que atraviesa toda la trama de la película, mientras los otros cinco entran y salen.

De los efectos visuales habló Víctor López: “El objetivo es que sean invisibles y pasen inadvertidos ante los ojos de los espectadores. Para ello hay que mezclarlos muy bien con la fotografía”.

De igual manera, la directora de arte, Celia Ledón, aseguró que, aunque la cinta parece sencilla, está formada por varias historias enmarcadas todas en pleno siglo XXI, en diferentes locaciones y con distintas atmósferas y personajes.

“Mantuvimos una línea estilística común en la que la lluvia, las luces y la ciudad nocturna desempeñaron un rol esencial”, dijo la también diseñadora de vestuario.

Una de las intenciones estéticas ha sido tratar de ser fieles todo el tiempo a La Habana, sin caer en clichés ni postales turísticas. “Desde el Capitolio hasta una esquina oscura donde una pareja se besa son parte del filme”, explicó el director.

En sus palabras, Santana agradeció a los miembros del equipo por el trabajo realizado y confesó sentirse satisfecho, a pesar de que "no hay nada más sospechoso que un director contento”.

Toda cinta es un acto de fe que solo termina con la ayuda de los periodistas y otros gestores informativos capaces de promover e invitar al público a las salas de cine.

“Vayan al cine a ver nuestra película que no es lo mismo verla en el paquete semanal o en un televisor de 55 pulgadas”, adicionó Ray Cruz, uno de los actores que interviene en esta canción de amor a La Habana.