Fotograma del filme chino Vete, señor Tumor

Cine chino: variedad temática y genérica

Lun, 19/08/2019 - 05:23

Cinco películas, producidas entre 2014 y 2016, forman parte del modesto pero ilustrativo Festival de Cine Chino que proponen el cine La Rampa y la sala 2 del Multicine Infanta. El ciclo vale como muestra de la variedad temática y genérica del cine chino, que ha registrado una auténtica estampida en los últimos diez años. De modo que la selección de películas, más que intentar hacer una antología del cine chino más artístico y celebrado por los críticos, se propone ofrecer un panorama sobre las variantes más consagradas al entretenimiento y recrear los gustos del gran público. Así, ocurre que las cinco películas elegidas resultaron grandes éxitos de taquilla en un mercado en constante incremento.

En China, a pesar de la creciente popularidad de internet y las series televisivas, el cine continúa siendo una de las formas favoritas de ocio cultural, y algunas películas provocan discusiones que abarcan toda la sociedad, puesto que se mantiene fresca y activa la función social y artística de los filmes nacionales.  También es preeminente su utilidad industrial, comercial, de entretenimiento y espectáculo, de modo que los profesionales del cine chino, vinculados o no a las estructuras estatales, atienden los gustos de todo tipo de públicos.

Pasemos entonces a la caracterización sumaria de esta selección: hay una comedia ligera y coral, en el estilo de las llamadas sitcom televisivas. Se nombra Familia de Beijing, y cuenta cómo una familia decide contratar una niñera extranjera para ayudar a una de las hijas a aprender inglés. La contratada es una joven colombiana que les cambia la vida, y todo ello ocurre dentro de una narración concebida a partir de viñetas más o menos simpáticas, de acuerdo con el gusto del espectador, entre personajes bastante arquetípicos. Debe decirse que la película está beneficiada por una actuación luminosa de Gianina Arana, a quien hemos visto en Cuba gracias a varias telenovelas colombianas como Tarde lo conocí y otras. Por supuesto que Arana interpreta con gracia y donaire a la instructora de inglés colombiana.

Dramedia efervescente sobre un tema bastante sombrío es Vete, señor Tumor, inspirada en una webserie cómica concebida por la notable autora de historietas Xiong Dun, cuando le diagnosticaron la terrible enfermedad. El coraje y optimismo de la protagonista resultaron inspiradores para miles de personas dentro y fuera de China.

También adapta una webserie, pero en un tono mucho más romántico, el filme titulado Te pertenezco, que registra altas y bajas en las relaciones de varias parejas, en particular la de un presentador de un programa estelar de radio, que cambia su perspectiva sobre el mundo cuando una joven becaria empieza a colaborar en su proyecto. Ambos descubren que los radioescuchas comparten sus amores, decepciones y soledades, en uno de esos programas radiales nocturnos, que atienden llamadas de los oyentes. Te pertenezco es lo que ciertos críticos norteamericanos llaman un tearjerker, o sacalágrimas, es decir, un tipo de melodrama que recurre a las emociones primarias para convocar la identificación del espectador y la definición, lo aclaro, no tiene carácter peyorativo, solo describe el modus operandi de un género de universal ascendencia como el melodrama. Te pertenezco fue un exitazo de taquilla en China, gracias al buen diseño de personajes, la calidad de las actuaciones y a cierta calidez de toda la trama, y también ganó el premio Cigüeña dorada que se otorga en el Festival de Tokio a la mejor película.

El Festival de Cine Chino se completa con el animado El rey mono: El regreso del héroe, que recrea antiquísimas leyendas y tradiciones, y el filme de adolescentes La chica brillante, muy similar a decenas de producciones de cualquier nacionalidad sobre las intimidades de un grupo de estudiantes y las dinámicas grupales y emotivas mientras atraviesan la antesala de la edad adulta. La cinefilia cubana pudiera estar atenta a una cinematografía variada y en constante expansión, así lo testimonia el Festival de Cine Chino que hemos apreciado en La Habana.