Isabel junto a Fernando Pérez

El Almacén de la Imagen: nuevos retos y expectativas

Mié, 09/09/2020 - 08:14

Del 27 al 30 de octubre venideros la Muestra Audiovisual El Almacén de la Imagen, principal evento audiovisual organizado por la Asociación Hermanos Saíz en Camagüey, celebrará su trigésima edición, la cual será diferente de sus predecesoras debido a la situación epidemiológica por la que atraviesa el país.

No obstante, según Isabel Palma, quien ha sido su productora durante veinte años, El Almacén se efectuará a pesar de los obstáculos, pues ante todo tiene el deber de apoyar el trabajo audiovisual de los más jóvenes.

Con el objetivo de indagar sobre esta singular edición e identificar cuáles serán los principales cambios y retos que se imponen, Cubacine conversó con Palma.

¿Cuáles son las particularidades que trae esta nueva edición de El Almacén?

La crisis sanitaria a nivel mundial ha propiciado que muchos de los eventos que se realizan anualmente deban celebrarse online. Como festival cubano no estamos ajenos a esa realidad. Y aunque en algún momento pretendíamos efectuarlo con cierta participación presencial, sobre la marcha nos hemos dado cuenta de que aún no superamos la situación epidemiológica.

Por lo que El Almacén ha sido organizado por internet, así como las conferencias. Y aunque teníamos muchas pretensiones por este significativo aniversario, desafortunadamente la mayoría de estas no se podrán hacer.

Por otra parte, no podremos contar con la confluencia habitual de jurados y premios. De ahí que, hasta el momento, debemos prescindir de reconocimientos colaterales que regularmente entregan instituciones de otras provincias, como es el caso de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños.

Esta falta de movilidad nos ha impuesto la misión de completar el jurado con especialistas de nuestra ciudad. Algo que será igual de provechoso y muy significativo.

Además, un elemento sin precedentes es que por vez primera admitimos videos caseros, pues sabemos las limitaciones que han acontecido en los últimos tiempos y que lo principal es mantener la esencia del evento.

Entonces, estas particularidades pueden ser vistas a la misma vez como impedimentos…

Pues sí, y sin dudas existen muchos más. Por ejemplo, contaremos en esta edición con menor cantidad de obras, pues muchos realizadores no pudieron concretar sus proyectos.

De hecho, entre nuestros participantes siempre hay estudiantes de la FAMCA, tanto de La Habana, como de Camagüey y Holguín, sin embargo, ellos no han podido realizar sus ejercicios de clase, ni sus tesis.

Aunque la mayor preocupación la tenemos con aquellos directores que optan por el pitching, pues, como es sabido, ellos deben discutir sus obras ante el jurado y la defensa de estas puede marcar la diferencia a favor o en contra. Aún no tenemos definido cómo lo vamos hacer, pero viendo cómo evoluciona esta situación, por lógica será igual de manera online.

Por último se encuentra una preocupación técnica, y es la certeza de que las plataformas digitales con las que contamos no podrán asegurar la calidad requerida. No obstante, trataremos de verle el lado positivo, pues al final festejaremos este festival para que oportunidades tan significativas, como el pitching, no dejen de ser opciones de crecimiento profesional en esta zona centro-oriental del país.

Específicamente con este premio el ICAIC ha apoyado durante años la Muestra…

Desde hace 10 años el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos nos apoya de manera incondicional. Primero nos concedió la posibilidad de premiar en ficción y luego pudimos agregar la animación. No perdemos la esperanza de que en un futuro pudiéramos abarcar otros géneros, como el documental.

Debo agregar que aun cuando no existía el pitching, el ICAIC siempre estuvo junto a nosotros contribuyendo con ayuda tanto financiera como metodológica. Y en este aspecto nos sentimos orgullosos del acompañamiento que hemos tenido de la institución, pues a pesar de todas sus responsabilidades, nunca nos ha fallado.

Nuevos obstáculos, ¿nuevos retos y expectativas?

Como algo nuevo se presenta esta pandemia que ha venido a modificar de manera contundente, como ya hemos hablado, muchos detalles de esta cercana edición de El Almacén.

Sin embargo, años tras años debemos lidiar con obstáculos frecuentes, como el financiamiento y el carácter regionalista que se le ha querido adjudicar a este festival que es, por demás, internacional.

Aun así todo el comité organizativo se siente honrando de haber alcanzado estas tres décadas dentro de Camagüey.Aunque no niego que deseamos afianzar nuestra condición internacional como la tienen otros encuentros cinematográficos dentro del país.

Ante la certeza de no poder satisfacer las necesidades que demanda esta trigésima edición. ¿Cómo afrontarla, entonces?

Lo único que nunca podrá llevarse de El Almacén ninguna situación similar a la que atravesamos en la actualidad será la ilusión. Por eso es que contra todo pronóstico y contando con las ganas de trabajar brindaremos lo mejor de nosotros.

El próximo año tengo la certeza de que esta pandemia habrá desaparecido y así podremos celebrar este aniversario.

Por las redes sociales nos visibilizamos también a partir del eslogan“Abiertos por inventario”. De esta manera seguimos el propósito de revisitar todo lo que hemos hecho durante estos treinta años y visionar lo que aún nos queda por hacer.

Mientras podamos celebraremos cada año de creado, sin importar las condiciones. El Almacén de la Imagen seguirá apoyando el audiovisualde los más jóvenes.