La habitación azul

El cuarto azul: retrospectivas de una pasión

Jue, 13/08/2020 - 07:07

En mayo del 2014 la cinta francesa El cuarto azul (La chambre bleue) se estrenó en su país y recibió críticas favorables y varias nominaciones en diversos festivales de cine. Como resultado su realizador, Mathieu Amalric, resultó galardonado en el importante certamen Mar de Plata en la categoría de mejor director. Este reconocimiento, sin dudas, avala la presencia del filme este viernes 14 de agosto en el espacio televisivo La séptima puerta.

Sin embargo, dicho premio no es el único aspecto que determina la calidad de un largo que, según lo expresado por algunos especialistas, constituye un estudio aleccionador del lado oscuro de la naturaleza humana. Un relato basado en el libro homónimo de Georges Simenon que cobra vida gracias al genial trabajo de su director quien, además, sentencia de manera magistral su presencia convirtiéndose en el protagonista de una historia que él mismo ayudó a conformar. 

Bajo los códigos del thriller erótico se perfila una trama que se mueve alrededor de las relaciones extramatrimoniales que establecen un hombre y una mujer. Una peligrosa infidelidad que conlleva a una investigación policial, bajo la sugestión de un ambiente rural que incide en el desenlace de los conflictos.

El cuarto azul se estructura a través de retrospectivas que sitúan al espectador en el camino a la resolución de un misterio, del que solo se llega a conocer parte de su verdad. En esto influye que la narrativa se centra exclusivamente en su protagonista, a quien vemos enfrentarse constantemente a diversas disyuntivas, lo que convierte en mucho más atractiva y enigmática la propuesta fílmica. 

Sin dudas, la crítica coincide en aseverar que la superioridad de la película se basa ante todo en la doble lectura que propone y la capacidad que tiene de ir más allá de lo que se muestra en pantalla. Quizás esos mensajes implícitos, unidos a un simbolismo latente, sean, entre tantos aspectos, algunos de los elementos que obligan a darle forma a este metraje, en el que también la elipsis llega apoderarse de su forma.

La adaptación contó, además, con las actuaciones de Stéphanie Cléau, quien desempeña con gran notoriedad su papel de mujer fatal junto a Amalric, así como Léa Drucker y Laurent Pointrenaux.