Los ritos satánicos de Drácula

Entrevista con el vampiro

Lun, 11/08/2021

La saga Drácula ha contado en el cine con una variopinta plasmación a través del tiempo, desde el surgimiento de la primera adaptación que inspiró la novela concebida por Bram Stoker en 1897, hace nada menos que 90 años (aunque se ha hablado de escenas conservadas de una cinta muda en los inicios del cine a fines del siglo xix), por el actor que encarnó al diabólico conde rumano durante no pocos años y títulos: el austrohúngaro Béla Lugosi, quien lo había estrenado en Broadway en 1927.

Desde esas lejanas plasmaciones del eterno vampiro ―con umbrales como Bram Stoker's Dracula (1992) de Coppola, cuyo alarde de fidelidad lo llevó a involucrar al autor literario al propio título; La leyenda jamás contada (2014), del debutante Gary Shore; o los animados en 3D de la extendida Hotel Transilvania (2014-2021)― hasta la ya anunciada que dirigirá la china Cloé Zhao y que vestirá al monstruo de… cowboy), el rostro emblemático que ficha el imaginario en torno al también llamado en la pantalla Nosferatu ha sido el del actor y músico británico Christopher Lee (1922-2015 ), quien lo inmortalizara doblemente mediante decenas de filmes.

Justamente uno de esos fue programado en el espacio de lunes alternos Historia del cine (Cubavisión), Los ritos satánicos de Drácula (1973). En el programa el guionista y presentador Carlos Galiano tuvo a bien programar una tan breve como informativa entrevista con el célebre y prolífico actor, que incluso ya anciano se mantuviera activo en el cine, con títulos tales como El señor de los anillos, y en la que rinde homenaje a su predecesor Lugosi como lo hace en el propio filme a través de una réplica del anillo que aquel usara en sus obras.

Dirigida por Alan Gibson, esta vez el vampiro redivivo se oculta en una trasnacional que sustituye su gótico palacio y donde elabora una vacuna con otra peste bubónica que contagiará al mundo hasta provocar el fin. Su eterno enemigo, el científico Van Helsing ―otro que ha protagonizado más de un filme cazando no solo al monstruo de marras―, se opondrá nuevamente a él mientras se entera de que su sobrina y ayudante ha sido raptada con el propósito de que acompañe a Drácula en su apocalíptico plan.

La película es un collage de terror, ocultismo, espionaje, mística y aventuras, unidas por supuesto al vampirismo, muy al gusto setentero, que no acaba de resolver su tono, con unas escenas de las mujeres que eran raptadas para ser “convertidas” que hoy resultan patéticas.

También hay recursos muy facilistas y gratuitos, como esas “armas” siempre a mano de quienes se enfrentan a los engendros diabólicos: estacas, cruces y hasta finalmente un bosque de espinas que sirve de tiro de gracia al protagonista, quien, dicho sea de paso, no tiene aquí demasiado lucimiento, al punto de que casi implica una “actuación especial” del siempre, no obstante, respetable Lee.

Bien resuelta a nivel técnico para la época, con efectos funcionales y una puesta en pantalla decorosa, Los ritos… cuenta con un elenco notable que, además de quien asume al personaje central, incluye a Peter Cushing, Freddie Jones, Joanna Lumley, Michael Coles y William Franklyn, aunque en desempeños más bien desangelados .

Un filme para coleccionistas, aunque diste de clasificar entre lo mejor de la saga Drácula.