Los últimos días del crimen americano

Ficción versus realidad

Vie, 17/07/2020 - 08:20

Ciento cuarenta y ocho minutos de acción definen la esencia de Los últimos días del crimen americano, propuesta reservada para este sábado 18 de julio, a la que seguirá el filme inspirado en hechos reales Detroit

El primero es una producción norteamericana de este año dirigida por Olivier Megaton e interpretada, entre otros, por Edgar Ramírez, Anna Brewster, Michael Pitt y Sharlto Copley. 

Centra su argumento en dos hombres y una mujer que se unen para efectuar un gran atraco, antes de que el gobierno de los Estados Unidos, mediante una señal inventada, elimine para siempre la realización de hechos delictivos.  

Movida por la ciencia ficción en sus inicios, la cinta se vuelca más a la acción inclinada por la temática de la venganza. Y aunque la premisa de lo que parte da para explorar mucho más, Megaton prefirió centrarse en una trama movida por el sexo, la violencia y la acción. 

Mientras este largo se basa en la novela gráfica de Rick Remender y Greg Tochini, el metraje programado para Cine de medianoche, Detroit, se apoya en hechos reales para conformar su relato. 

El filme americano, producido bajo la dirección de Katryn Bigelow, se contextualiza en el verano de 1967 y se muestra como una narración de las violentas protestas raciales que acontecieron ese año en el estado de Michigan. 

Los sucesos conocidos como “Los disturbios de la calle 12” o “La rebelión de Detroit en 1967” dan origen al largometraje que se apoya de las actuaciones de John Boyega, Anthony Mackie, Will Poulter, Algee Smith, John Krasinski, Ben O’ Toole y Hannah Murray. 

El interés por reconstruir los sucesos permite a Bigelow convertirse en la primera cronista de estos hechos y rescatarlos del olvido. De esta manera se une al debate sobre el racismo en los Estados Unidos. 

Una película que, según la crítica, encierra varias películas más, desde la recreación de los cinco siglos de esclavitud hasta la presentación de la lucha por los derechos civiles a finales de los años 60. 

Un resumen de todos los sustentos históricos de la problemática racial, que merecen y deben ser visibilizados desde la gran pantalla.