Fernando Pérez

“La libertad de movimiento enriquecerá la diversidad del cine cubano”

Lun, 16/11/2020 - 08:30

El cineasta Fernando Pérez fue una de las personalidades que integró el comité de selección en la modalidad Posproducción de proyectos de largometrajes de ficción, documental y animación, de la primera convocatoria del Fondo de Fomento del Cine Cubano.

El destacado realizador de filmes como Clandestinos (1987), La vida es silbar (1998) y José Martí: el ojo del canario (2010), junto a Gloria Rolando, Claudia Calviño, Humberto Jiménez y Yumey Besú, premió siete proyectos nacionales, seis documentales y una ficción.

A propósito de su experiencia, Fernando Pérez compartió con Cubacine algunas de sus impresiones.

¿En qué se basaron para seleccionar las obras premiadas?

El jurado estuvo compuesto por directores, productores y programadores. Eso aseguró una multiplicidad de evaluaciones desde cada especialidad, pero el criterio fundamental y decisivo fue siempre la calidad artística, la potencialidad creativa de cada proyecto.

¿Qué valores presentan, desde su perspectiva, estos proyectos?

Más allá de lo artístico, el valor esencial, desde mi perspectiva, es que la mayoría pertenece a jóvenes realizadores, productores, editores y equipo creativo en general, que previamente emprendieron estos proyectos de manera independiente, sin apoyos financieros institucionales y con mucha pasión. Que ahora puedan disponer de un sostén que les permita finalizar sus obras es lo que le da un sentido al recién estrenado Fondo de Fomento.

¿Alguno es especifico que lo haya impresionado…?

En las discusiones del jurado hubo muchas coincidencias. En el orden personal, me impresionó la audacia estética de Virgilio desde el gabinete azul, de Raydel Araoz, sobre la vida y obra de Virgilio Piñera, autor esencial de nuestra literatura y nuestro teatro, injustamente marginado en los años 70. También es el proyecto que se encuentraen la etapa más avanzada de todos los presentados.

Pero los seis restantes me motivaron igualmente por su potencialidad narrativa, al punto que me gustaría encontrarme con algunos de sus autores para intercambiar ideas y aproximaciones.

¿Cómo cambian las formas de producción ante esta nueva posibilidad?

Las formas de producción del cine cubano, ante esta nueva posibilidad, entran en una dinámica en la que sus estructuras se descentralizan y los procesos de realización prometen ser más ágiles. Esta libertad de movimiento enriquecerá la diversidad del cine cubano. Ojalá esta misma descentralización y libertad se aplicaran a otras esferas de nuestra realidad.

¿Cuál es su opinión sobre el valor que logra alcanzar el Fondo de Fomento del Cine Cubano?

En mi opinión, es un primer paso, positivo y alentador, hacia la creación de una Ley de Cine que regule y fomente el feraz, diverso e inagotable caudal del cine cubano.