Agrupación Rumbatá

“La rumba es limpia y clara”

19 November, 2019

Para Wilmer Ferrán Jiménez, líder de una de las agrupaciones cubanas que más se distinguen entre las que cultivan la rumba, vivir nuevas experiencias junto a su grupo será visto siempre como una oportunidad.

Por ello, el estreno del documental Rumbatá, el cual tendrá lugar este miércoles 16 de octubre en el capitalino cine 23 y 12 resultará seguro una gran fiesta.

Bajo la dirección de la conocida actriz Isabel Santos, el grupo camagüeyano Rumbatá y su director colocarán en esta producción del ICAIC, nuevamente, a la rumba en el lugar que merece.

¿Es primera vez que se filma un audiovisual sobre Rumbatá?

Si, es la primera vez que estamos en un audiovisual con todas las de la ley, donde se percibe un marcado interés en la búsqueda de la trayectoria de la agrupación.

¿Cómo les fue?

Resultó un reto en todo el sentido de la palabra, pues tener a una directora y actriz como Isabel Santos frente a nosotros, con tanta experiencia en el cine, con resultados probados y muy sólidos, es intimidante. Entonces te preguntas: ¿por qué nosotros? Y ¿por qué la rumba de Rumbatá, entre tantos otros temas a abordar en un documental? Pero uno como artista debe contar con un lente analítico que le permita darse cuenta de ese algo que vio ella en el arte que profesamos.

Además, no se puede negar la magia de un rodaje (luces, maquillaje, interrogantes, risas, llantos, etc.) e Isabel se exige mucho a sí misma, por lo cual tienes que cumplirle a cabalidad con mucha disciplina y entrega.

No obstante, te confieso que puedes perderte como individuo durante la experiencia. No sé, eso lo sabe quien hace cine.

Tengo entendido que buena parte de la película se rodó en la calle Cielo, la más antigua y periférica del centro histórico de Camagüey, ¿qué representa eso para ustedes?

La calle Cielo en Camagüey significa rumba. Asimismo, la barriada del Cristo ha sido testigo de tantos y tantos momentos donde este género ha sido el centro de atención y de enganche familiar, que resulta un orgullo para nosotros haya sido la localidad escogida para el documental. ¡Honor a quien honor merece!

¿Por qué cree relevante contar la historia de su agrupación?

Porque vale la pena mostrarle al mundo como un grupo musical sin cimientos rumberos ha logrado un estatus dentro del panorama de la rumba en Cuba.

¿La rumba es la protagonista del material? ¿Hasta qué punto cree que Rumbatá le dará mayor salud a este género musical cubano?

A la rumba hay que valorarla más, necesita que le hagan un chequeo general y, a veces, trasplantes de corazón para aquellos que no la sienten, ni comprenden su historia dentro de la música cubana. Y es que la rumba es parte de Cuba en todas sus épocas. Este documental viene a ubicar la rumba en el sitio que le corresponde y constituye un llamado a todos los rumberos a preservar su patrimonio, a rumbear donde sea, porque la rumba es limpia y clara.

¿Cuáles son sus expectativas respecto al estreno de la película?

Somos una agrupación entre tantas. Solo queremos que se conozca como Rumbatá, desde la Ciudad de los Tinajones, mantiene la rumba viva. Añoramos que el rumbero se sienta identificado con este filme, que se adueñe de él, que se llene la sala de, paleros, ñáñigos, espiritistas, santeros, babalaos, estudiantes de danza y folclor, amigos de otras ramas del arte que lo compartan y se vean reflejados en el material. Como dice el rumbero que caminé.

¿Volvería al séptimo arte con sus músicos?

Con mucho gusto ya que, la rumba no es como ayer.