Consejo Nacional de la UNEAC

La UNEAC está llamada a aportar una práctica del pensamiento que nos define

Lun, 27/01/2020 - 11:36

Mantener vivo el congreso es mantener el espíritu de intercambio y propuesta permanente. ¿Qué sería de la cultura cubana sin una organización como la UNEAC?, expresó el ministro de Cultura de Cuba, Alpidio Alonso, al hacer uso de la palabra en las conclusiones de la primera reunión del Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), celebrada este sábado en el Palacio de Convenciones de La Habana.

De sistemático, serio y profundo calificó el ministro el seguimiento que se les ha dado a los planteamientos realizados en el congreso. Hay que darles continuidad, dijo, y aseveró que donde más útil puede ser la UNEAC es en el intercambio con las instituciones.

El titular de Cultura se refirió a lo que representa la UNEAC en el fortalecimiento de la conciencia y la unidad nacional e hizo un llamado a cerrar filas y denunciar la campaña que el enemigo realiza para desarticular el vínculo entre los artistas y las instituciones, “fracturar esa unidad, negarla, derrotar lo que hemos logrado”.

Exhortó a salir a combatir en las redes sociales, donde se libra actualmente una fuerte batalla ideológica, y hacer uso de cada espacio para defender las ideas de la Revolución. Recordó que esta reunión se realiza en un contexto de recrudecimiento del bloqueo. “No podemos estar ajenos a lo que representa esta coyuntura”, subrayó.

La UNEAC no es una institución más de la cultura y ser miembro de ella tiene que significar un reconocimiento, afirmó por su parte el vicejefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido (CCPCC), Roberto Montesino, al pronunciar las palabras de clausura del Consejo Nacional. La Unión de Escritores y Artistas de Cuba, aseveró el dirigente partidista, está llamada a aportar una práctica del pensamiento que nos define.

Permanente seguimiento a los planteamientos del congreso

“Desde la creación artística y literaria es mucho lo que podemos ofrecer para fortalecer el cuerpo social de la nación. Contamos con paradigmas revolucionarios e intelectuales inspiradores, en primerísimo lugar el legado de José Martí y de Fidel Castro”, expresó el presidente de la UNEAC, Luis Morlote, en la sesión plenaria de esta reunión.

Avances y resultados palpables ha registrado la UNEAC en los seis meses transcurridos desde las sesiones finales del IX Congreso, pero en todos los miembros de esta organización de vanguardia prevalece el deseo y la voluntad de hacer mucho más, sobre todo de mirarse por dentro a fin de conocer insuficiencias y carencias, y hallar el modo efectivo de superarlas.

Al informar de la labor realizada por la presidencia y el secretariado de la UNEAC de julio a la fecha, el presidente de esta organización de vanguardia hizo énfasis en el cumplimiento de los acuerdos y planteamientos del IX Congreso y exhortó a aportar cada vez más como una manera efectiva de “vencer a esas fuerzas que pretenden borrarnos como nación”.

Morlote calificó de plataforma imprescindible los más de 500 acuerdos y planteamientos derivados del proceso del IX Congreso, pronunciamientos que abarcan desde los que fueron expuestos en las asambleas de secciones, filiales, comités municipales y comités provinciales hasta los de las sesiones finales del cónclave. “Son una guía a la que los órganos de gobierno estamos dando permanente seguimiento, a partir de un sistema de trabajo ordenado y riguroso”, dijo.

Recordó que en la clausura del Congreso, el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, propuso la realización de encuentros con la directiva electa y grupos de creadores para abordar problemas y hallar soluciones. “Han sido provechosas las dos reuniones sostenidas hasta la fecha. La primera estuvo dedicada a la aplicación de los principios de la política cultural de la Revolución en las instituciones y al funcionamiento y responsabilidad de estas como promotoras de la obra artística y literaria. La otra colocó en su centro la necesidad de transitar del diagnóstico de los problemas a la concreción de acciones que repercutan en el salto de calidad de la programación de la radio y la televisión, incluida la aplicación de las ciencias en los procesos de creación y circulación de producciones audiovisuales y radiofónicas”.

“Han participado en los encuentros integrantes del Consejo Nacional, miembros de los ejecutivos de las asociaciones y destacados creadores de diversas disciplinas. En la preparación de los temas concertamos criterios con el Ministerio de Cultura”.

El Presidente de la UNEAC destacó que en varios territorios las máximas autoridades del Partido, el Gobierno y las direcciones de Cultura han implementado encuentros con directivos de los comités provinciales y creadores. Instó a estimular y sacar provecho de esa experiencia.

Manifestó: “Ha sido y tendrá que ser mucho más decisiva en la aplicación práctica de los principios de la política cultural la participación de la UNEAC en los consejos de dirección del Ministerio, las direcciones provinciales y las instituciones. La sistematización de ese vínculo deviene factor decisivo para incidir en la transformación cualitativa que demanda la programación artística”.

“Hemos contribuido de manera activa al proceso de perfeccionamiento del Ministerio y sus instituciones, así como a tareas relacionadas con la implementación de los Lineamientos Económicos y Sociales aprobados por el Partido y los programas de Gobierno. Destacan particularmente el apoyo a la ejecución de la legislación sobre la creación audiovisual y el aporte de criterios en las consultas acerca de la política para modificar la Ley de Derecho de Autor. La UNEAC y la Comisión José Antonio Aponte fueron incluidas en el Grupo Gubernamental del Programa Nacional contra el Racismo y la Discriminación, que preside el compañero Díaz-Canel”.

En su intervención, el titular de la UNEAC calificó de provechoso el análisis de los acuerdos del congreso y los problemas que frenan el despliegue de las potencialidades creadoras y la plenitud de la vida cultural, tanto los diálogos entre los ejecutivos de las asociaciones con presidentes y directivos de los institutos y consejos del Ministerio de Cultura, el ICRT y el ICAIC, como los recientes intercambios con los miembros del Consejo Nacional de la organización convocados por cada asociación. El secretariado de esta organización, informó Morlote, ha apelado a la tecnología de las videoconferencias como vía de información y contacto con los ejecutivos de los comités provinciales y los miembros del Consejo Nacional que residen en cada territorio.

“Ello forma parte del establecimiento de un sistema de trabajo que articule los órganos de Gobierno a escala nacional, territorial y a nivel de asociaciones, y que a la vez propicie una fluida comunicación con las instituciones culturales y organizaciones como la Asociación Hermanos Saíz, la Unión Nacional de Historiadores y la Unión de Periodistas de Cuba, con las cuales hemos acordado acciones conjuntas”.

A las deficiencias y debilidades en la programación en la sede nacional y en algunas provincias, una de las críticas recurrentes en el proceso del IX Congreso, se refirió también el presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba:

“Si la UNEAC, como tantas veces se ha dicho, es la organización de la vanguardia artística, la programación debe ser expresión de esa vanguardia. En la sede nacional sometimos a revisión la programación, comenzando por la pertinencia de ciertos espacios y la promoción de exponentes de la más alta calidad.  Aún no estamos satisfechos, por lo que habrá que insistir en dicha proyección. Tenemos que pensar y cuestionar los festivales y eventos que convocamos en el país, sobre bases de excelencia, racionalidad, eficiencia y un real impacto sociocultural. La integración entre asociaciones y filiales de diversas manifestaciones en la coordinación de eventos y acciones conjuntas es un camino por explorar, como se ha logrado de manera puntual en los últimos meses”, enfatizó.

No pasa una semana sin que la administración estadounidense aplique nuevas y cada vez más onerosas medidas restrictivas que a todos nos afectan y, en nuestro caso, imponen limitaciones de recursos. Ello nos ha obligado a organizarnos mejor y ser más creativos, señaló.

“En vísperas de conmemorar, el próximo 28 de enero, el aniversario 167 del nacimiento de Martí, esta sesión del Consejo Nacional de la UNEAC confirma la unidad del movimiento artístico e intelectual y su compromiso y responsabilidad con la cultura, la Patria y la Revolución”, manifestó el presidente de la UNEAC.

En los minutos finales de la actividad, Morlote, a nombre de los miembros de esta organización, hizo entrega a Miguel Barnet de una obra del artista de la plástica Eduardo Abela, como regalo por el cumpleaños 80 del prestigioso narrador, ensayista, poeta y etnólogo cubano.

(Tomado de Juventud Rebelde, 25 de enero de 2020)