José Maria Eça de Queirós

Nuestro cónsul en La Habana

Mié, 17/07/2019 - 04:37

La coproducción cubano-portuguesa Nuestro cónsul en La Habana, del realizador luso Francisco Manso, tendrá su presentación especial este miércoles en el cine 23 y 12. El largometraje, que será presentado por su director y tendrá entrada libre, trata sobre el escritor portugués José Maria Eça de Queirós, a quien su carrera diplomática trajo a La Habana en 1872. Con esta propuesta fílmica se pretende celebrar el centenario de las relaciones entre Cuba y Portugal y a la vez consolidar las colaboraciones cinematográficas entre ambos países.

A propósito de este acontecimiento, Cubacine conversó con Isabel R. Gaspar, diplomática de la Embajada de Portugal en la Isla. 

¿Cómo surgió la idea de filmar esta coproducción?

Eça de Queirós es más conocido como escritor en nuestro país que como diplomático ―sus obras son incluidas en el plan de estudios del nivel preuniversitario―. Explorar un poco sobre esa dimensión suya poco conocida, entonces, se convirtió en un reto para el equipo de producción y su director, Francisco Manso.

Originalmente el proyecto es una serie televisiva que cuenta con 13 capítulos. En la actualidad se trasmite en Portugal y ha tenido una grata acogida.

Las cercanías del centenario de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Portugal fueron el detonante para que se tomara la decisión de presentar una versión de largometraje a partir de lo filmado para la serie televisiva. Hacer su estreno en Cuba consolida nuestros propósitos de conmemoración y ratifica cómo desde lo más individual, en este caso la figura de Eça, nuestros países han estado unidos.

¿Cuál es la participación cubana dentro del proyecto?

La actividad diplomática del novelista empezó en La Habana. Precisamente la película recrea el periodo en que vivió y trabajó acá. Por tanto,  aunque gran parte de las escenas se filmaron en Portugal, La Habana es la segunda locación más importante dentro de la serie. Esto se evidencia en la película también.

Específicamente, algunos de los lugares más conocidos de la Habana Vieja cobran vida en Nuestro cónsul en La Habana. El Palacio de los Capitanes Generales, las cercanías de la Basílica del convento de San Francisco de Asís, el Malecón..., áreas muy representativas de la arquitectura de la ciudad.

Para filmar en este país ha sido fundamental el apoyo de las entidades nacionales y la producción cubana. En especial quisiera agradecer el  trabajo del productor Inti Herrera con el cual se tuvo el privilegio de compartir la producción del proyecto. Además contamos también con el enorme apoyo del ICAIC y el de la Oficina del Historiador de la Ciudad, que nos brindaron infinidades de condiciones, desde la posibilidad de filmar en locaciones específicas, servirnos de enlace con otras entidades, hasta las dinámicas más sencillas pero necesarias para una logística que puede volverse complicada en la realización de este tipo de actividad.

¿En qué medida la serie y, por supuesto, la película retratan el siglo XIX cubano?

Durante la filmación en Cuba fueron consultadas varias fuentes para recrear La Habana que vivió Eça. Por ejemplo, contamos con los conocimientos de Julio César Ramírez, que trabajó en Portugal como actor y director y se ha interesado por la obra de este escritor; además  de especialistas de la Oficina del Historiador de la Ciudad y otras personas que se vieron involucradas en la realización del filme.

En relación a la veracidad de la recreación de este periodo cubano hay un tráiler que la confirma y puede servir como avance de lo que se exhibirá muy pronto por la pantalla grande.

El mismo día de la exhibición del filme acontecerá otro suceso relacionado también con Eça de Queirós…

Efectivamente, el mismo 17 está previsto el estreno de una obra teatral escrita por el propio Julio César Ramírez. En esta se aborda principalmente el periodo de Eça en La Habana desde el punto de vista de este dramaturgo. La obra se titula Mise en abyme. En ella, como la expresión francesa que le da título, existe una simulación de perspectivas. En resumen, es un diálogo entre Eça y un personaje imposible de sus obras, que aborda su período creativo.

Esto se efectuará a las 3:00 p.m. en el teatro Raquel Revuelta y servirá como preámbulo al estreno de la película. Ambos criterios creativos mostrarán distintas miradas, desde dos países, de una figura literaria y política. 

¿Cuáles son sus perspectivas en relación al filme en cuestión?

Esperar que tanto al público cubano como portugués les guste esta propuesta. Debo confesar que soy una futura espectadora de la adaptación fílmica y, como conozco la exigencia del público cubano, estoy muy curiosa de ver como funcionarán los diferentes elementos que se aúnan en el filme.

Por otra parte, espero que la película después del estreno pueda presentarse en otros sitios donde pueda ser disfrutada por diversos públicos.

Como últimas declaraciones, Isabel Gaspar nos comentó que, aunque hasta el momento no están previstas futuras colaboraciones fílmicas entre ambos países, está segura de que luego de este proyecto se abrirán las puertas para posteriores coproducciones:

“Imagino que como le sucedió a Francisco Manso, muchos otros realizadores considerarán un privilegio trabajar en Cuba, pues el cine de aquí tiene una importante reputación en la filmografía internacional.

Con certeza puedo decir que en el breve período de rodaje en la isla, los actores y la parte técnica del equipo portugués adoraron trabajar aquí. Todas las expectativas que fueron trazadas se cumplieron, y durante su puesta en pantalla se podrá comprobar todo lo positivo que desencadenó el trabajo en conjunto entre Cuba y Portugal”.