Sergio Proyecto Palomas

Palomas: espacio de democracia humana y libertad responsable

Jue, 07/05/2020 - 11:40

Cuando se habla del Proyecto Palomas asociamos rápidamente el nombre de Lizette Vila, una mujer única y especial que se ha ganado con su activismo social un espacio en la vida de muchas cubanas y cubanos. 

Sin embargo, detrás de todos los logros de esta Casa Productora se encuentran también otras personas que contribuyen a su exitoso funcionamiento. Tal es el caso de Sergio Cabrera, quien desde septiembre de 2018 trabaja en el Proyecto como coordinador general. 

Para conocer más de cerca su labor durante todo este tiempo, Cubacine conversó con Cabrera. 

¿Cómo se involucra con Lizette Vila y el Palomas? 

Conocía a Lizette y su obra audiovisual por el impacto mediático de ambos, sin embargo, no tenía las relaciones cercanas que deseaba. 

Puedo decirte que llegué a Palomas de una manera casi mágica. Recuerdo que me encontraba en uno de los momentos más difíciles de mi vida y estaba buscando opciones de trabajo. Una tarde viendo el programa televisivo Cuerda viva escuché a Lizette y le dije a mi mamá: “Yo quisiera trabajar con esa mujer”.

Después de eso, la llamamos, conversamos, soñamos y aquí estoy. 

¿Cómo valoras el trabajo audiovisual que ha realizado el Proyecto a lo largo de estos años?

La obra de Palomas teje armónicamente el arte y el activismo social. Según mi valoración, esto se traduce en una obra sustentada desde la práctica transdisciplinaria de la Pedagogía de Paz, donde la Teoría Política del Amor y los Afectos, que es la comunión entre el sentir y la razón, devienen los recursos esenciales para la reparación de las desigualdades.

Palomas ha desarrollado a través de los años un arduo trabajo humanitario que se refleja en cada uno de sus audiovisuales. Todos pueden ser definidos como ejercicios sensibles, emotivos, apasionados y expresivos que influyen en espacios privados y públicos; a la vez que fluctúan desde lo simbólico hasta lo real, de lo urbano a lo rural, hacia una reedificación de un estado de vida pleno en todas sus dimensiones. 

En la actualidad no podemos asociarte únicamente con la coordinación del Proyecto...

He comenzado a editar audiovisuales, una labor a la que, aunque Lizette me había planteado en reiteradas ocasiones hacerla, siempre mostré resistencia. 
Sin embargo, mi formación teórica me impuso la necesidad de poner en práctica todo el pensamiento que había ido acumulado dentro de esta Casa Productora y de esa manera es que me he insertado en el plano artístico.     

Me siento cómodo con esta nueva responsabilidad, pues Palomas es un espacio de democracia humana y libertad responsable. A pesar de que Lizette es su directora, nos sentimos libres de opinar y expresar nuestros criterios. Sabemos que como equipo creativo podemos crear junto a ella. 

Aun así puedo decirte que disfruto la posibilidad de llevar ambas funciones a la vez, pues como coordinador me apasiona todo el contacto que tengo con las personas que se acercan cada día a nuestro Proyecto con el objetivo de buscar ayuda y orientación. 

Mi cuerpo es mi vida es la producción más reciente de la Casa...

Es una obra hermosa, sin ánimo de chovinismo mediocre. Es un homenaje a tantas mujeres y hombres que hacen un discurso de vida. En ese documental soy el director asistente junto a mi hermano Vladimir Zúñiga, y estoy feliz con el resultado. 

No te miento, fue un ejercicio difícil escoger a las y los protagonistas de este audiovisual. Y más complejo aún fue poder narrar todas esas historias en 32 minutos. Pero eso hizo más interesante todo el trabajo, solo espero que el resultado final movilice las conciencias. 

¿Qué ha implicado pertenecer al Proyecto Palomas y compartir diariamente con Lizette Vila?

Te lo diré en pocas palabras: un privilegio, un regalo, pero ante todo, un enorme desafío.   

Planes futuros

Trabajar y seguir acompañando los destinos de la Casa donde todos tenemos un espacio de felicidad, bienestar y realización personal. Continuar contribuyendo a darles voz a aquellos que no son escuchados, concederles rostro a las desigualdades, las expresiones de violencia, las diferentes capacidades, la libertad plena de la sexualidad y los derechos reproductivos, la autonomía de las mujeres, la diversidad masculina, al sustento del medio ambiente, en fin, a muchísimas otras cosas que siempre constituirán una prioridad en Palomas.