Fotograma del filme Retrato de Teresa

Retrato de Teresa: un filme que movilizó a todo un país

Lun, 09/03/2020 - 07:00

El espacio “Meliá Habana es del cine” celebró el Día Internacional de la Mujer este 7 de marzo con la proyección el filme Retrato de Teresa, obra dirigida por Pastor Vega en 1979.

Para la presentadora de este espacio, Martha Araújo, la importancia de este proyecto radica en la posibilidad que nos brinda “de enseñarle al extranjero, al cliente, a todo aquel que no conoce nuestro país, lo que somos nosotros, los cubanos, desde el cine”.

La obra posee gran significación en el entramado cultural cubano, pues fue uno de esos filmes que logró convocar una asistencia casi masiva de cubanos al cine. Por muchos críticos y especialistas es considerada un filme clásico de nuestra cinematografía.

Sobre este aspecto, comentó Araújo: “Retrato de Teresa es uno de los grandes clásicos de nuestra cinematografía. Es una película que nos ayuda a celebrar por su tema, por el desempeño impresionante de sus protagonistas, uno de los grandes rostros del cine cubano, la gran actriz Daysi Granados; celebrar también el Día Internacional de la Mujer con un tema que no está agotado para nada, uno que todavía hoy nos lleva a la reflexión en muchos sentidos, sobre todo, porque eso fue Retrato de Teresa, un filme que movilizó a todo un país”.

El director de la Cinemateca de Cuba, Luciano Castillo, ofreció sus consideraciones antes de iniciar la proyección: “Nos parece una iniciativa muy loable, pues en la mayoría de los casos los hoteles le dedican más espacio a la música como manifestación cultural, pero que el Meliá Habana se detenga en el cine es muy importante, pues constituye otra opción que tienen sus huéspedes”.

Después de celebrar el filme sus cincuenta años de estrenado, sigue siendo una película muy importante, pues puso en tela de juicio cuestiones como el machismo. Debemos recordar que el tema de la historia y de la mujer fue uno de los más abordados en esa época.

Castillo también señaló: “Retrato de Teresa marcó un antes y un después, generó mucha polémica, polarizó la sociedad cubana, entre los que eran partidarios de Ramón o de Teresa, y lo fundamental es que la película mantiene una relación muy directa con el espectador”.