Black Coal, Thin Ice

Sangre al carbón, un suspenso demasiado oscuro, demasiado frío

Mar, 17/11/2020 - 08:25

Tercer largometraje de ficción del director chino DiaoYinan, también autor del guion, Carbón negro, hielo frío (Black Coal, Thin Ice, 2014) es un filme neo-noir en la cuerda del thriller psicológico de narrativa detectivesca, el cual le da seguimiento a un asesino en serie que descuartiza a sus víctimas y arroja las distintas partes de sus cuerpos a los vagones de tren que transportan el carbón de las minas hacia las fábricas. Lo verdaderamente siniestro es que los cadáveres (o sus partes) llevan patines de hielo, como firma de autoría criminal.

De ahí que Zhang Zili, detective que sobreviviera en 1999 a la masacre de sus colegas en una peluquería —mientras seguían las pistas del sospechoso— se obsesione con el mismo caso, cuando aparecen nuevas víctimas en 2004. La película hace una elipsis temporal y nos presenta al protagonista desahuciado y alcohólico, debido al trauma que le produjo el incidente, aunque ahora trabaja como guardia de seguridad en una fábrica de carbón.

Al tener noticia de los nuevos asesinatos, que revelan un caprichoso modus operandi, Zhang reconecta con el capitán Wang (Yu Ailei), un antiguo compañero de trabajo; mientras las pesquisas los llevan hasta la lavandería Rong Rong, donde trabaja Wu Zhizhen (Gwei Lun-mei), una femme fatale, viuda de LiangZhijun, la primera víctima. A partir de ahí se complica la trama, que ya era bastante inconexa, pues resulta que esta mujer de mirada arrepentida, también había matado para evitar el acoso sexual de un cliente, cuya costosísima chaqueta ella había arruinado. Pero el detective Zhang, quien mantiene un romance nada ético con Wu, sabe que ella esconde más secretos, los cuales el filme revela paulatinamente.

Además de esa estructura narrativa intrincada con varios puntos de giro que elevan el nivel de suspense, destacan en esta propuesta fílmica momentos de violencia concebidos desde una sobria espectacularidad, como golpes visuales contundentes; escenas de sexo abusivo y sórdido, espacios claustrofóbicos como la lavandería Rong Rong, el Daylight Fireworks Club, el asiento del Ferry Wheel, a lo que se suma una atmósfera inquietante y brumosa, cargada de neones, y una paleta de colores ocres, verdes y amarillos, que tipifican esta zona rural, fotografiada por Jingsong Dong.

Diao Yinan (1969) es conocido por sus dos filmes anteriores Uniform (2003) y Night Train (2007), este último estrenado en la sección Una Cierta Mirada del Festival de Cannes. La cinta que nos ocupa le valió al cineasta asiático el Oso de Oro como Mejor Película en la Berlinale y el Oso de Plata al Mejor Actor para Liao Fan por su interpretación del personaje de Zhang; honores que habían tenido solamente Zhang Yimou, Ang Lee y Wan Quan’an. Este filme participa de un subgénero que ha ido ganando fuerza en el cine chino de los últimos años, esa especie de thriller de filiación neo-noir, como Looming Storm (2017) y Free and Easy (2017), entre muchos otros.