El hijo de la novia

Una noche al ritmo de Campanella

Mié, 27/05/2020 - 08:32

De Nuestra América propone en la emisión de este miércoles la reposición de la comedia argentina El hijo de la novia (2001), largometraje del conocido realizador Juan José Campanella, quien ha dirigido memorables obras dentro de la cinematografía americana contemporánea como Luna de Avellaneda, El secreto de sus ojos y El cuento de las comadrejas. Con este último filme compitió en la pasada edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

El hijo de la novia está basado en un pasaje de la vida del propio cineasta y narra a través de un hijo y su madre, enferma de Alzheimer, la inseguridad económica, social y política que se vivió en Argentina a principios del siglo xxi debido al corralito.    

El filme se desarrolla entre el drama y el humor, pero mantiene un equilibrio constante capaz de elevar excepcionales momentos de puesta en escena. Entre sus logros también destaca la capacidad de representar la decadencia y los anhelos de esa sociedad a través de personajes esbozados como consecuencia directa de una nación en ruina.  

Sin embargo, la crítica ha coincidido en aseverar que El hijo... es mucho más que una simple historia, pues de lo que no ha sido capaz de prescindir Campanella en cada una de sus obras es el ritmo de la vida, ese que siempre interfiere en medio de relatos de amor, desencuentros, celos y trabajos extenuantes. 

Y aunque en ocasiones en el largo afloran en demasía los motivos y las acciones, lo que tiende a desvirtuar en ciertos momentos, nada de ello impide que exista aceptación hacia los personajes y las situaciones. 

Otro de los elementos del filme imposibles de obviar es las interpretaciones de lujo protagonizadas por las estrellas del cine argentino Natalia Verbeke, Ricardo Darín, Norma Aleandro, Eduardo Blanco y Héctor Alterio. 

Una vez más De Nuestra América ofrecerá una noche de lujo con actuaciones de primera y una historia que, a pesar de haber sido narrada hace casi 20 años, conserva intacta su vitalidad.