Espacio en la ACNU. Foto tomada de perfil de Facebook de la ACNU

Una película para concientizar sobre la trata de personas

Jue, 01/08/2019 - 04:31

Cuando una mosca es sumergida en agua no puede escapar, pero si luego se extrae del líquido y se coloca en cenizas, puede volar otra vez. Algo similar —salvando las distancias— es lo que le sucede a las dos protagonistas de La mosca en la ceniza (2010), película argentina que llama la atención sobre la trata de personas.

Este filme, de la realizadora Gabriela David fue proyectado este 30 de julio, a propósito del Día Mundial contra la Trata de Personas o Día Azul, en la Asociación Cubana de las Naciones Unidas (ACNU), sita en el Vedado capitalino.

El crítico de cine Ángel Pérez conversó sobre la cinta ante la Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba, la Sra. Consuelo Vidal, el director de la ACNU, Fermín Quiñones e integrantes del grupo de trabajo que atiende este tema en la Isla y demás asistentes.

Pérez adelantó algunas líneas del argumento de la película, la cual narra la historia de dos amigas íntimas que llegan a Buenos Aires, buscando progresar para ayudar a sus familias, pero son víctimas de un engaño y obligadas a trabajar en un prostíbulo.

“Nancy y Patricia son sujetos vulnerables, sin perspectivas de futuro. Por ello es que se convierten en presas fáciles”, explicó.

“La película crece dramatúrgicamente desde sus protagonistas, quienes revelan una mirada sintomática de la realidad alejada de lo comercial y más contemplativa”, agregó.

Asimismo, durante la jornada se visualizó nuestro ya habitual spot televisivo contra la trata y quedó reinaugurada la exposición itinerante Refugiarte, la cual mostró su variante cubana en esta oportunidad.

“Los refugiados y la trata de personas son dos asuntos que muchas veces, y tristemente, coinciden”, comentó el director de la ACNU.

“Como organización de la sociedad civil cubana nos sumamos la política de tolerancia cero frente a la trata de personas”, declaró Quiñones. También, se refirió a tres pilares fundamentales en la lucha contra este fenómeno que se alimenta de las desigualdades.

La trata de personas constituye un delito atroz que afecta a todas las regiones del mundo. Aproximadamente el 72 % de las víctimas detectadas son mujeres y niñas. No obstante, el porcentaje de niños afectados por este fenómeno se ha duplicado entre 2004 y 2016, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.