Introducción
 


Historia del Cine en Cuba

En tanto redescubrir el pasado casi siempre implica prepararse mejor para el futuro, quisimos trazar un panorama somero de la historia del cine cubano, de manera que también nos sea posible acercarnos al presente audiovisual de la Isla, y no solo de una manera descriptiva, a partir de los hechos concretos, sino también de modo analítico, mediante los juicios de valor.
Si bien el aporte del cine cubano a la cultura, antes de 1959, era sometido a constante discusión y polémica por la intelectualidad, luego de esa fecha, y sobre todo desde mediados de los años sesenta, se hizo evidente para todos que los filmes documentales, de ficción y animados producidos en Cuba se estaban convirtiendo en todo un cuerpo de esfuerzos, realizados en la esfera del pensamiento, con el fin de describir, justificar y recompensar el modo en que los cubanos creamos, vivimos, soñamos y nos reinventamos a nosotros mismos, por decirlo con palabras de Frantz Fanon.
El cine cubano ha establecido su aporte innegable al legado cultural latinoamericano y universal. El ICAIC, Memorias del subdesarrollo, Lucía, Santiago Álvarez y Juan Padrón son referentes indispensables para todo aquel espectador medianamente culto que, en cualquier lugar del mundo, decida estudiar la dinámica y los contribuciones de las cinematografías nacionales tercermundistas. He aquí un intento por relacionar y estudiar sus principales hitos.