Dándonos reciprocamos lo a uno dado

Dándonos reciprocamos lo a uno dado
Por: Julio Martínez Molina
6 de marzo del 2006
 
Rosa Campo es, junto a Pancho Valdés o Gonzalo Bermúdez, una de esas personas que varias generaciones de niños cienfuegueros tienen entre sus recuerdos más hermosos; con sus canciones y sus grupos crecieron en tamaño y en humanidad.

¿Por qué el arte, Rosa?

"Cuando comencé a trabajar como instructora de arte, o ya desde antes, cuando me dieron una guitarra para que ayudara a unos pequeños en un taller cultural, e incluso desde que recibía clases me di cuenta que podía hacer algo por alguien. Me gustó tanto que me enseñaran a tocar guitarra, que aquello no se quedó allí y se tradujo, al cabo de los años, de un modo inconsciente, en la necesidad de repetir aquel acto de amor, poético, de vida. Uno se da y se sigue dando porque es una manera de reciprocar. Y por eso llego al arte, pues constituye una de las mejores maneras de entregarse".

¿Qué experimentas al cantarle a los niños?

"Cuando le canto a ellos y bajo del escenario y me llenan de besos, no lo puedo describir; ya dejo de ser persona; siento que soy, no sé, pura energía. Es increíble cuando uno se da, cuánto repercute esa alegría, la cual regresa repartida en besos, en miradas, en una caricia, al tomarme de la mano... Eso no tiene precio".

El rincón de la Tía Rosa lleva ya nueve años en el medio radial; sin embargo, Parampampín, en el campo televisivo, duró algo así como año y medio. ¿Alguna desavenencia?

"Para nada, siempre conté con respaldo; el programa recibía respeto e incluso fue difundido nacionalmente. Ocurrió sencillamente que, en honor a la verdad, me resultaba imposible llevar tantas cosas a la vez. La televisión demanda excesiva constancia; ya el hecho de escribir cinco guiones a la semana, con un tema diferente cada día, para el espacio radial matutino El rincón de la Tía Rosa, me consume tiempo. Si a eso le sumas las presentaciones, mis compromisos como artista del Centro de la Música Rafael Lay que soy, los ensayos con el grupo de niños entre cinco y catorce años que tengo, junto a todo el sinnúmero de detalles que se incorporan a la vida diaria, te darás cuenta que física y mentalmente era imposible".

En cuanto a los ensayos a los que te referiste ahora, siete años atrás, al entrevistarte para este mismo medio, sostenías que no contabas con local para realizarlos. ¿Persiste la situación?

"Nada nuevo bajo el Sol. Me llevo a los chiquillos para el parque Villuendas, o los meto de dos en dos en la salita del lugar donde vivo; se entiende que así, porque no cabrían de otra forma".

Sin embargo, en otros aspectos la fortuna te mostró su rostro: dos fonogramas premiados en los Cubadisco, reconocimiento nacional, una producción creativa incesante, los niños tararean tus canciones…

"Eso es cierto, Amanecer feliz y Parampampín, la Tía Rosa resultaron premiados en distintas ediciones del clásico nacional. Carlos Alberto Cremata ha utilizado textos nuestros con La Colmenita, y otros títulos resultaron bastante conocidos a través del Festival Cantándole al Sol, a la manera de Chivirico rico, Danzonero y M con A, N con I... Maní".

¿Qué hay con la anunciada difusión de ese texto mediante un clip animado con la voz de Haila?

"Con esa canción, como fuera en estos días propalado en Piso 6 y en Radio Taíno, va a suceder lo que ocurrió con Estela, granito de canela, el famoso texto que canta Liuba María Hevia: tendrá su promoción no solo en mochilas, souvenirs y ese tipo de cosas, sino que se va a hacer un clip en dibujo animado con la voz de Haila, en compañía del Coro Diminuto. Y asómbrate, en tiempo de reggaeton. Esto va a ser una cosa polémica. Pero será una propuesta de reggaeton ésta que divergirá de lo usual, porque partirá de un texto didáctico, simpático, signado por su cubanía y cuyo destinatario primo son los pequeños".

¿Algo más en agenda?

"Probablemente el lanzamiento de un nuevo disco de música infantil con los que se consideran sean los más sobresalientes autores del país en el terreno infantil. Es un proyecto que en algún momento Bis Music detuvo por cuestiones de producción, pero que debe reanimarse".

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua