Voluntad y orgullo, herramientas para encarar la conservación de Cienfuegos

Índice del artículo

Voluntad y orgullo, herramientas para encarar la conservación de Cienfuegos
Por: Zulariam Pérez Martí
30 de abril del 2008
 
Cienfuegos tiene voluntad y orgullo suficientes para encarar, a fondo, la conservación de su patrimonio, expresó, en conferencia dictada en la Perla del Sur, el Historiador de la ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler durante una visita relámpago a esta localidad, cuyo Centro Histórico Urbano fuera declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en julio de 2005 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
Ante un desbordado auditorio, integrado mayoritariamente por especialistas en temas culturales de la provincia de Cienfuegos, Leal Spengler calificó de muy positivo el hecho de que los pobladores de la también conocida como Linda Ciudad del Mar reconozcan entre los elementos identitarios de la localidad, por su relevancia, al Paseo del Prado, a su hermosa bahía y a todo el entorno natural de una urbe que, como pocas en Cuba, rompe los cánones arquitectónicos y de trazado que legaron a la Isla sus colonizadores españoles.
 
Su conferencia magistral versó sobre los valores del patrimonio cultural y la necesidad de integrar la voluntad de muchos en la defensa de esa riqueza, legado que para mantenerse ha de cuidarse y conservarse a tiempo. El Historiador de la ciudad de La Habana ilustró su disertación con imágenes de sitios relevantes del Centro Histórico de La Habana Vieja, antes, durante y después de ser recuperados, entre ellos el Castillo de la Real Fuerza, el Palacio de los Capitanes Generales, el edificio de La Lonja del Comercio, los Colegios San Jerónimo y del Santo Ángel, y el Monasterio de Santo Domingo, todos con una utilidad posterior, siempre en función de la ciudadanía.
 
Como parte de los esfuerzos desarrollados en los últimos años por rescatar la parte más antigua de la capital cubana, también declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, Leal Spengler significó cómo florecen en aquel entorno de la que fuera La Habana intramuros, centros de salud, escuelas (una universidad entre ellas) y las más variadas instalaciones sociales, sin contar la elevada cifra de familias que mejoraron el confort de sus viviendas gracias a los trabajos de restauración.

ARTÍCULOS RELACIONADOS...

 

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua